Los molinos del Sacro Real y Militar Convento de la Orden de Calatrava

Ficha

Título
Los molinos del Sacro Real y Militar Convento de la Orden de Calatrava
Descripción
Grabación ponencia
Autoría
Julio Chocano Moreno
Fecha de publicación
8 diciembre 2022
Extensión
1h 20min
Fuente
I Congreso provincial de historia y cultura de Aldea del Rey. La Orden de Calatrava.
Resumen
Julio Chocano Moreno, con su ponencia “Los molinos del Sacro Real y Militar Convento de la Orden de Calatrava”, detalló el interesante legado arquitectónico de la primitiva industrialización del territorio que se ubicó en nuestros ríos para la producción de harina y piensos para el ganado tan importantes en tiempos pasados.
El desarrollo de los molinos en la Edad Media constituyó un fenómeno original europeo y el mundo musulmán lo empleó profusamente desde sus orígenes en el siglo VII (Le Goff, 2005). Sin duda, fueron los ingenios tecnológicos más avanzados en la economía feudal. Los molinos fueron primeramente de rueda vertical paralela al edificio y, a partir de mediados del siglo XI, de ruedas horizontales o rodeznos situados en los cárcavos.
Las Órdenes Militares hispanas, una vez consolidados sus dominios, administraron sus propiedades por medio de Encomiendas adscritas a un territorio, pero hubo otras jerarquías de su organización que también detentaron bienes raíces. En el caso de la Orden de Calatrava nos referimos al Priorato del Sacro Convento y a la Sacristanía Mayor, aparte de la Encomienda Mayor y la Encomienda de la Obrería. Los molinos eran bienes cuya rentabilidad era más segura que la de las fincas rústicas, dado que siempre hubo necesidad de efectuar moliendas. El principal inconveniente de los molinos era el elevado coste de las numerosas reparaciones que necesitaban (López-Salazar, 1986: 454).
En esta ponencia se estudia unas determinadas propiedades del Priorato del Sacro Convento evidenciando cómo, aparte de la posesión de la tierra, los bienes más preciados fueron, sin duda, los molinos harineros fluviales. Los molinos de viento empezarán a poblar La Mancha por Almansa a partir del siglo XIV, pero en la Mancha santiaguista no llegarán hasta 1540 (Porras, 2016:12), ya que eran un motivo de competencia para los consolidados molinos de río, cuyos propietarios eran el rey, la nobleza y el estamento eclesiástico.
Conjuntos de fichas
Otras grabaciones

Position: 29 (13 views)